Ciberseguridad Industrial, breve introducción…

Cuando hablamos de Ciberseguridad, generalmente lo hacemos desde el punto de vista tradicional de los entornos IT. Esto es, proteger de ciberamenazas, ciberdelincuentes, y demás términos de similar índole; la información contenida dentro de los sistemas información interconectados por medio de redes de comunicaciones de mayor o menor alcance. El objeto principal de custodia aquí es la información. Ésta puede venir de muy diversas maneras y formatos, desde un documento, hasta los registros en una Base de Datos, pasando por comprometedores correos electrónicos que por una razón u otra no interesa que salgan a luz.

Como decía, esto es el mundo IT. Ahora bien, ¿qué ocurre con los entornos OT? Aquí el principal activo no es la información sino la disponibilidad de las infraestructuras y la continuidad operacional de las instalaciones. Aquí los equipos a proteger no serán los servidores de ficheros, Bases de Datos, correo electrónico; sino los sistemas de Control y Automatización (IACS); Supervisión, Control y Adquisición de Datos (SCADA); Sensores, Actuadores, Autómatas Programables, etc. Aquí ya no es si se pierde o se compromete un dato; es qué pasa si las instalaciones dejan de funcionar por tal o cual motivo.

Así pues las “Operational Technologies”, o Tecnologías de Operación son los términos con los que nos referimos al conjunto de dispositivos, funcionalidades y procesos que participan en el desarrollo de la actividad de un determinado sector. Su indisponibilidad puede provocar no sólo un impacto significativo a la empresa que las posee y al entorno donde ésta pueda estar ubicada.

¿Por qué esto es así? Los Sistemas de Control y Automatización Industrial están presentes no sólo en fábricas de producción en serie de un determinado producto sino también en lo que conocemos como Infraestructuras Críticas. Entendiendo por estas últimas:

“Las infraestructuras estratégicas (es decir, aquellas que proporcionan servicios esenciales) cuyo funcionamiento es indispensable y no permite soluciones alternativas, por lo que su perturbación o destrucción tendría un grave impacto sobre los servicios esenciales”. 

Dentro de la Legislación española se han definido 12 sectores estratégicos, los cuales son:

  1. Administración.
  2. Agua.
  3. Alimentación.
  4. Energía.
  5. Espacio.
  6. Industria Química.
  7. Industria Nuclear.
  8. Instalaciones de Investigación.
  9. Salud.
  10. Sistema Financiero y Tributario.
  11. Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).
  12. Transporte.

Una indisponibilidad de una cadena de montaje como la que puede ser la del sector de la Automoción puede generar una pérdida económica de equis miles o millones de euros; sin embargo si esto sucede en una central nuclear las consecuencias pueden ser bien distintas. No sólo por la pérdida de servicio eléctrico sino por el impacto que puede tener sobre la población civil y medioambiental.

Así pues podríamos definir algunas posibles consecuencias:

  1. Reducción o pérdida de la producción.
  2. Daños en el equipamiento.
  3. Lesiones de personas.
  4. Liberación, desvío o robo de materiales peligrosos (tóxicos, combustibles, etc.)
  5. Daños ambientales.
  6. Violación de normativa y legislación vigente.
  7. Contaminación de productos y entornos.
  8. Responsabilidades legales, penales o civiles.
  9. Pérdida de información confidencial o de propiedad intelectual.
  10. Pérdida de imagen o de la confianza.

Estas consecuencias tendrán su origen en algún tipo de incidencia. Éstas podrán ser catalogadas como no intencionadas, esto es, fallo o anomalía natural en los dispositivos; o bien, de carácter intencionado, es decir por la acción hostil de un software o actividad humana sobre los equipos. A continuación se citan alguna de ellas:

  1. Denegación de Servicio en los servicios activos en las redes de control o causando cuellos de botella a la hora de transferir información.
  1. Cambios no autorizados realizados en instrucciones de programas en PLCs, RTUs, DCS o controladores SCADA, parámetros de alarmas, ejecución de comandos no autorizados en equipos de control que lleguen a dañar el propio equipo, paradas no contempladas en procesos o incluso deshabilitar el equipo de control.
  1. Falsificación de información y visualización incorrecta a los operadores encargados de controlar el sistema.
  1. Modificación de software, configuración y parámetros de sistemas.
  1. Introducción en el sistema de malware (por ejemplo virus, gusanos, troyanos).

 

Así pues urge la necesidad de proteger los procesos, dispositivos y elementos que intervienen en todos procesos de automatización y control, de esos riesgos y amenazas de las que pueden ser objeto.

Como todo elemento tecnológico pueden disponer de errores en su diseño, programación o instalación; poseyendo vulnerabilidades y “bugs” que faciliten enormemente el éxito de las operaciones.

El gusano Stuxnet hizo abrir los ojos a muchas Naciones y empresas en los distintos sector de los riesgos que corrían si no tomaban las precauciones necesarias y sin duda supuso un antes y un después:

Stuxnet

Pero no ha sido el único, tiene otros hermanos con igual mala leche como Duqu, DragonFly, Havex, Black Energy, etc. y seguirán apareciendo más en los próximos meses. Esto va en aumento…

¿Quién puede tener interés en atacar esto tipo de entornos? Las respuestas pueden ser muy distintas, desde empleados descontentos, empresas de la competencia, grupos Hacktivistas, terroristas y delincuencia organizada, Agencias de Inteligencia, Gobiernos, etc. Obviamente hay un móvil y una razón por la cual llevar a cabo dichos propósitos.

Como contramedida a estos riesgos en materia de Infraestructuras Críticas existe por un lado el CNPIC (Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas), cuyo objetivo es  impulsar, coordinar y supervisar todas las actividades que tiene encomendadas la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior en relación con la protección de las infraestructuras críticas españolas según la Ley 8/2011 y Real Decreto 704/2011

Además de ello existen otros organismos de carácter público y privado encargados de llevar a cabo distintas acciones sobre este ámbito. Algunos de ellos son:

España:

INCIBE, Instituto de Ciberseguridad de España.

CCI, Centro de Ciberseguridad Industrial

A nivel Europeo:

ENISA, European Union Agency for Network and Information Security

EE.UU:

ICS-CERT, Industrial Control System Cyber Emergency Response Team.

Así pues ya tenemos na primera aproximación a lo que conocemos como “Ciberseguridad Industrial” e iremos desarrollando en artículos sucesivos. Todo es empezar…

Un saludo.

Deja un comentario