Vulnerabilidades, métricas y cálculos en en SCI

Allá por junio de 2015 comentamos las vulnerabilidades relacionadas con Sistemas de Control Industrial y, a día de hoy,  continuamente vemos cómo se notifican cada vez más sea cual sea esta si de índole Software o Hardware. Ningún fabricante está exento, más aún cuando todos ellos no han podido ser diseñados bajo la premisa de ser seguro. Hablo desde el punto de vista de “Security” no “Safety”.

En este sentido uno de los métodos de catalogación es el “Common Vulnerability Scoring System”. Un framework abierto y ampliamente utilizado para estimar el impacto cuantitativo de las vulnerabilidades identificadas. Para ello se establece un conjunto de métricas las cuales se dividen de 3 grandes grupos como son: Base, Temporal y de Entorno, donde cada una de ellas engloba distintas características a considerar, como son el Vector de Ataque, privilegios requeridos, interacción con el usuario, remediación, etc.

Luego una fórmula matemática se encarga de establecer en una franja de 0 a 10, la gravedad de la misma, siendo 10 la más alta.

Actualmente se cuenta con la versión 3.1 la cual introduce algunos cambios con respecto a la versión 3.0.

A continuación, os dejo algunos documentos donde podréis encontrar información detallada con respecto a estas dos últimas versiones.

Documento CVSS 3.0

Documento CVSS 3.1

Calculadora CVSS 3.1

Sin embargo, este estándar se ha hecho con el fin de ser aplicado, principalmente en entornos IT, no para entornos OT. Los cuales, como es sabido, son muy distintos. Las consecuencias e impacto de la explotación de una de ellas podrá tener una repercusión Física. Por tanto, una vez más, debemos de establecer unos criterios acordes a los escenarios a los que nos enfrentamos.

En este sentido nos encontramos con IVSS, Industrial Vulnerability Scoring System. Un método que nos ayudará a establecer un valor teniendo en cuenta aspectos concretos de estos entornos como son impacto en la actividad, daños colaterales, rendimiento y elementos Safety.

Elaborada por Clint Bodungen,  la herramienta está disponible es su sitio Web podéis así como la fórmula empleada que permiten obtener dicho índice.

Hay que tener en cuenta que las vulnerabilidades a la hora de descubrirse se llevan a cabo en entornos controlados de laboratorio, junto con la posible explotación asociada. Por tanto, debemos tener presenta que las consecuencias e impacto dependerá del contexto y actividad donde se lleven a cabo. Un laboratorio nunca nos dará el resultado del entorno real.

Además, por ejemplo, no es lo mismo una fábrica donde produzca bajo estrategias JIT/JIS (Just In Time, Just In Sequence) a otra que lo haga con plazos de entrega de días o semanas donde una parada de 24 horas pueda llegar a ser asumible y no suponga repercusión alguna por disponer de estocaje suficiente. O bien, si de lo que hablamos es afecta a la actividad o la seguridad de los empleados como puede ser dispositivos Safety, robots o PLC de control de proceso.

Descubierta la misma, aun cuando el fabricante libere el parche o la remediación, es muy posible que pase un tiempo “muy considerable” antes de ser aplicada. Todo proceso de cambio debe realizarse forma controlada siguiendo una etapa de test, prueba piloto y finalmente despliegue controlado. No podemos llevar a cabo ninguna acción si no estamos seguros al 110 % de que no existirá incompatibilidad o impacto alguno, que pueda penalizar total o parcialmente los procesos bajo su control. No podemos introducir un riesgo mayor del que pretendemos mitigar con la corrección de una vulnerabilidad.

Esto en el mejor de los casos, ya que no sería la primera vez que se detectan vulnerabilidades sobre componentes o sistemas que no puedan ser actualizados, debiéndose aplicar otras medidas compensatorias como el Virtual Patching o definición de arquitecturas de red con mayor o menor índice de segmentación.

Hasta aquí la entrada de hoy, escueta pero que da lugar a invertir tiempo en lectura y tener contacto con un recurso online que nuevamente, entre otros muchos motivos, nos muestra las diferencia de los entornos IT y OT.

Un saludo!

 

Deja un comentario